Popular Posts

sábado, 1 de julio de 2017

El encanto de los unicornios

* * * *
Junto con las sirenas y los dragones, los unicornios se hayan entre las criaturas míticas más conocidas del mundo. Desde las primeras representaciones artísticas de Albrecht Durer y los tapices medievales a los carteles New Age y las camisetas para niños, los unicornios son universalmente amados. Todos reconocemos su impresionante imagen, pero además, la historia que hay detrás de esa magnífica bestia es igualmente hechizante.

'El unicornio en cautiverio' es
parte de la colección del Museo
de Arte Metropolitano
'Tapices de Unicornio’,
alrededor de 1500. Crédito:
Metropolitan Museum of Art
El unicornio no surgió totalmente formado en la imaginación popular, se fue desarrollando gradualmente a partir de numerosas fuentes antiguas. Los primeros informes de la fecha unicornio de vuelta al siglo IV cuando el médico griego Ctesias registró cuentos exóticos que había oído de los viajeros: ". Existen en la India ciertos asnos salvajes que son tan grandes como caballos, y más grande Sus cuerpos son de color blanco, con las cabezas rojo oscuro, y sus ojos de color azul oscuro. Ellos tienen un cuerno en la frente, que es alrededor de un pie y medio de longitud ". El cuerno, agregó, se decía que era blanco, rojo y negro.

Las leyendas se extienden y diferentes las culturas van generando diversas versiones del unicornio. El Qilin++ de la tradición china —que tenía cuerno en la cabeza de 366 cm. y un pelaje con los cinco colores sagrados— era reconocido por traer la buena suerte. Aunque las imágenes modernas tienden a asumir que los unicornios son de tamaño como caballos, el Physiologus (un bestiario del siglo XII) lo describía como "un animal muy pequeño, parecido a un crío". La comparación es con una cabra bebé en lugar de con un ser humano preadolescente; en cualquier caso, los unicornios descritos no se levantarían muy por encima de la altura de la rodilla.

Los unicornios, como las sirenas, se pensaba que eran seres reales. Ambos estaban basadas en leyendas y relatos contados de primera mano por los que habían viajado a regiones remotas. Los unicornios tienen un rico pedigrí, habiendo sido discutidos por ilustrados como Aristóteles, Julius Caesar y Marco Polo. La creencia en los unicornios aumentó con la invención de la imprenta y la distribución de la Biblia, que menciona dichas criaturas al menos siete veces en el Antiguo Testamento.

No había escasez de información acerca de los unicornios, proporcionada por rumores y leyendas, sino que la misma bestia majestuosa se mantenía esquiva. Durante siglos, muchos creyeron que los unicornios eran sin duda bastante reales, después de todo, un gran número de cuentos y obras artísticas estaban dedicadas a las bellas bestias, y tal vez vivían en tierras lejanas. Otros creían que el unicornio vivió una vez, pero fue cazado hasta su extinción.

Símbolo de pureza

Los unicornios están cargados de simbolismo y son pintados a menudo de color blanco, que representa la pureza. Aunque virtuosos, los unicornios se dice que están muy enamorados de sí mismos y son presa de tocador, pasando horas admirándose a sí mismos en los espejos plateados. (A pesar de los vídeos de YouTube y memes de Internet en sentido contrario, no hay evidencia de que los unicornios brillen o excreten como el arco iris).

Unicornios se dice que son poderosos y salvajes, frustrando todos los esfuerzos por capturarlos. Sólo a través de la astucia puede ser domesticado: se requiere el establecimiento de una trampa para la bestia y la cooperación de una virgen.

El procedimiento es el siguiente: En primer lugar, encontrar un bosque en el que se sabe o sospecha que viven unicornios; a continuación, buscar un claro y un sitio para sentarse para una virgen (un tronco de árbol caído podría valer), y que ella esperara en silencio. Los unicornios, se dice, que son atraídos por la presencia de una doncella virtuosa, y que bajarían la guardia en su presencia, sólo entonces los cazadores al acecho podrían capturar o matar a la bella bestia.

Cuernos de unicornio

¿Por qué nadie quiere capturar o matar a un unicornio? Por su cuerno, por supuesto.

El cuerno del unicornio fue muy valorado durante siglos. Tenía una variedad de poderes mágicos (la mayoría de ellos relacionados temáticamente con su pureza), entre ellos la purificación de los ríos y lagos y el de neutralizar el veneno. La calidad de este último fue muy apreciada por los reyes que andaban un tanto paranoicos con lo de ser envenenados, una preocupación tan real para los reyes como para sus rivales y herederos por igual.

En su libro "El Unicornio" (1980, Penguin Books), Nancy Hathaway cuenta la historia de cómo el rey Jaime I de Inglaterra determinó si el cuerno de unicornio que había comprado por una gran suma era o no  era auténtico: "James llamó a su sirviente favorito y le ordenó que tomara una bebida con veneno al que se había añadido el cuerno de unicornio en polvo. El sirviente obedeció, y James no tardó en comprobar, con desagradable sorpresa, la muerte del pobre sirviente." (El rey, supuestamente, mantuvo lo recibido y pidió el reembolso.)

En la década de 1600, los periódicos de Londres contenían anuncios de elixires milagrosos hechos del "verdadero cuerno de unicornio", del cual se decía que servía para aliviar una larga lista de enfermedades y síntomas, entre las que se incluían las úlceras, el escorbuto, la melancolía, los desmayos, y "el mal del rey" (hinchazón de los ganglios linfáticos, a menudo debido a la tuberculosis). La preparación del unicornio estaba disponible tanto en forma líquida (los pacientes debían beber cuatro onzas a la vez, "cuanto más a menudo mejor") como en forma de pastillas (en una caja de doce), ambos disponibles al módico precio de dos chelines.

Algunos autores han sugerido que, caprichosamente, el unicornio fue cazado por su cuerno hasta la extinción, en trágica comparación con el destino de varias especies de rinocerontes en África. Los cuernos fueron vendidos como trofeos o molidos y usados en la medicina tradicional china para curas milagrosas.

El león se dice que es el enemigo del unicornio, quizás debido a su establecido rango como rey de la selva, y muchas ilustraciones dan fe de competiciones entre los dos. "La reina de las hadas", del poeta Edmund Spenser, en 1590, describe una amarga rivalidad entre ambos animales, aunque aparecen juntos en el escudo real de armas del Reino Unido, el león representa a Inglaterra y el unicornio representa a Escocia.

En el escudo de armas del Reino Unido figura un león que representa Inglaterra a la izquierda y un unicornio a la derecha que representa Escocia. Crédito: Pres Panayotov / Shutterstock
La creencia en los unicornios fue disminuyendo allá por el siglo de las luces (alrededor de 1700), ya que el mundo estaba cada vez más explorado y no se encontraron dichos animales. La referencia de Shakespeare a los unicornios en "La tempestad" ( "Ahora creeré que existen los unicornios") es una sarcasmo, y refleja el reconocimiento entre muchos de su época —aunque de mala gana—, que los unicornios sólo existían en las leyendas y cuentos de hadas.

El unicornio histórico es pura tradición y leyenda, aunque los animales de un cuerno parece que existen. El rinoceronte no tiene un verdadero cuerno, es el tejido de pelo que crece junto hasta formar un cuerno. También hay una versión marina, el narval, una ballena de tamaño medio, cuyo colmillo se asemeja a un cuerno y fue una vez conocido como el "unicornio del mar".

No obstante, se pueden fabricar los modernos "unicornios". En la década de 1980 un "unicornio" (en realidad una cabra con cuernos implantados quirúrgicamente) que se mostraba en ferias y circos, muy a pesar de los grupos de derechos de los animales. Una investigación del Departamento de Agricultura de EE.UU. determinó que el animal estaba sano y por lo tanto se le permitió seguir adelante, pero el supuesto "unicornio" se retiró en 1987.


Dos milenios después de que se describiera por primera vez el unicornio, la bestia real sigue siendo tan popular como siempre: una imagen fuerte, virtuosa y capaz de inspirar misterio y fantasía.


###################
Traducido/editado por Pedro Donaire
Ref. LiveScience.com, 30 junio 2017
Autor: Benjamin Radford, “The Lore and Lure of Unicorns”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deshabilitado los comentarios. Contacto y comentarios en las redes sociales.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.