Popular Posts

lunes, 20 de marzo de 2017

El flujo oscuro: ¿Se está expandiendo el universo?

* * * *
Edwin Hubble identificó por primera vez lo que él pensaba que era el efecto Doppler en las imágenes de las galaxias tenues. Dicha observación se conoce hoy en día como "corrimiento al rojo". Sin embargo, más que el resultado de la aceleración y la distancia, puede ser que se trate de una propiedad intrínseca de la materia. El astrónomo Halton Arp propuso esta idea hace muchos años, y realmente merece mayor investigación, especialmente cuando se consideran observaciones anómalas.

En 1997, Adam Riess y Saul Perlmutter observaron supernovas de tipo Ia, usando su aumento de luminosidad y el posterior oscurecimiento para determinar la "magnitud absoluta". Mediante el cálculo de corrimiento al rojo, trazaron sus distancias. Los dos astrónomos quedaron sorprendidos al encontrar que la supernova de Tipo Ia más remota se estaba acelerando. No sólo eso, sino que cuanto más lejos, más rápido parecía acelerarse. El "misterioso" efecto fue llamado "energía oscura", porque no había nada que ver que pudiera proporcionar las fuerzas necesarias para ese incremento.


El proyecto Dark Energy Survey fue creado para descubrir qué es la energía oscura. Más de 120 astrónomos y otros científicos continúan analizando las observaciones de más de 300 millones de galaxias, ya que los astrónomos creen que el Universo se está expandiendo a un ritmo cada vez más acelerado. Las teorías contemporáneas sugieren que las galaxias se van alejando porque comenzaron de esa manera debido a un evento inflacionario iniciado por el Big Bang. Las estimaciones actuales de la recesión indican a cerca de 71 km/s por cada 3,3 millones de años luz. Esto supone una dilatación del espacio-tiempo conocida como la constante de Hubble.

Los estudios realizados en la década de 1960 parecían mostrar un movimiento a gran escala superpuesta sobre la constante de Hubble. El Grupo Local de galaxias que contiene la Vía Láctea, el supercúmulo de Virgo, el supercúmulo Hidra-Centauro, y otros supercúmulos galácticos parece que se mueven a cerca de 600 km/s hacia la constelación de Centauro. Es como "un gran río de galaxias" que fluye bajo alguna fuente gravitatoria gigantesca a más de 150 millones de años luz de distancia. Esta putativa estructura se conoce como el Gran Atractor.


El origen del Gran Atractor se piensa que es un grupo de objetos llamado el Great Wall (o Muro de Centauro), en el que está incluido. Sin embargo, el Great Wall no posee suficiente densidad de masa para influir en estructuras como los supercúmulos. Otra fuerza, sólo que esta vez de un orden de magnitud más potente que la gravedad del Great Wall y su Gran Atractor Scion, que se cree que existe fuera del alcance de los telescopios modernos. Una fuerza invisible llamada el "flujo oscuro".

Hace muchos años, el análisis del corrimiento al rojo encontró que la galaxia de Andrómeda se está moviendo hacia la Vía Láctea, a más de 320.000 km/h. Según establece la opinión de consenso, únicamente la gravedad puede proporcionar la energía necesaria que explique la velocidad de Andrómeda. Un fallo de este argumento es que no hay suficiente materia luminosa entre ambas galaxias. Y se cree que sería necesaria una masa de diez vías lácteas para acelerar Andrómeda, pero que esa masa permanece invisible.

Las mediciones del corrimiento al rojo de las galaxias del Grupo Local mostraron que volaban hacia el centro del cúmulo de Virgo, a casi 2 millones de km/h. El cúmulo de Virgo alcanza 50 millones de años luz y contiene dos galaxias elípticas gigantes, la M84 y la M86, pero cualquiera cosa que esté tirando de esa masa también permanece invisible.

La edad del universo comúnmente aceptada es de unos 13,7 mil millones de años, basada en los datos de telescopios que supuestamente son capaces de ver galaxias a esa distancia. Como se ha mencionado, se cree que la distancia y el tiempo se relacionan entre sí a causa de corrimiento al rojo, por lo que la lejanía de un objeto determina la percepción de su edad. En otras palabras, el diámetro del universo observable debe ser aproximadamente de 27,4 mil millones de años luz.

Sin embargo, surge un dilema. Según los estudios publicados, el Universo tiene 156 mil millones de años luz de diámetro y no 27,4 mil millones ¿Cómo puede ser? La respuesta, según los físicos teóricos, es la inflación.

Si se requiere una cierta cantidad de tiempo para que se forme una galaxia y el Universo tiene una edad de 13,7 mil millones de años, entonces las galaxias no deberían existir en la época en que se supone que eso era demasiado temprano. Pero si se han observado tales formaciones, ello significaba que debía añadirse alguna otra explicación a la teoría del Big Bang.

Por lo tanto, tal como sugiere la teoría del flujo oscuro, los objetos que son desplazados hacia el rojo a distancias extremas es posible que no sean tan antiguos, que se estén moviendo junto con la expansión del espacio; son "más remotos". Esta dicotomía exige que el inicio del universo se esté expandiendo más rápido que la velocidad de la luz, ya que su "tamaño" es más de 11 veces mayor que su edad.

Las galaxias que experimentan el flujo oscuro pueden estar más allá de "el horizonte universal", también llamado el radio de Hubble. Es el punto más allá del cual los instrumentos no pueden ver, dado que la luz de más allá del horizonte nunca podrá dar alcance a una expansión del espacio mayor que la velocidad de la luz .

En un universo eléctrico, si las galaxias dentro de un cúmulo tienen carga opuesta desde el núcleo del cúmulo, el núcleo tirará de ellas en la dirección de la región de mayor densidad de carga: experimentarán una"velocidad anómala". Si hay regiones de separación de cargas dentro de una galaxia, entonces el material, que es de la misma polaridad que el núcleo del cúmulo, volará lejos hacia atrás, igual que el coma y la cola de un cometa en el Sistema Solar.

Existen conexiones eléctricas a través del Universo. Desde las más pequeñas interacciones a escala atómica a los conglomerados cósmicos de escala gigantesca, la electricidad proporciona la energía y demuestra su actividad a ojos vista.

Como Arp escribió en su libro, ‘Seeing Red’, «El error más grande, en mi opinión, y es algo que se hace continuamente, es dejar que la teoría guíe el modelo. Después de un tiempo ridículamente largo, finalmente estos científicos del establishment caerán en la cuenta que su modo de proceder se basa en la creencia de que son sus mismas teorías lo que les dice lo que es verdad y lo que no"

######################
Traducción Pedro Donaire
Ref. Thunderbolts.info, 16 marzo 2017 por Stephen Smith
“Dark Flow”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deshabilitado los comentarios. Contacto y comentarios en las redes sociales.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.