Popular Posts

viernes, 3 de febrero de 2017

Manejando emociones y juicios

* * * *
Cómo juzgas tus emociones

Una razón por la que tendemos a juzgar ciertas emociones como "malas" o "negativas" es que nos resultan desagradables. Nos producen sensaciones físicas desagradables. Esas sensaciones no nos gustan y, por consiguiente, no las queremos. Por otra parte, las sensaciones agradables sí nos gustan, así que, como es natural, queremos experimentar más de esas.

Si juzgas una emoción como "buena", lo más probable es que te esfuerces por sentirla con mayor frecuencia. Si, por el contrario, la consideras "mala", probablemente intentarás librarte de ella. Por lo tanto, el hecho de juzgar te predispone a luchar contra tus sentimientos.

En la Terapia de aceptación y compromiso (ACT), propugnamos que dejes de lado los juicios acerca de las emociones y que veas estas últimas como lo que son: una corriente de sensaciones e impulsos que cambian sin cesar y que atraviesan constantemente tu cuerpo. El simple hecho de que algunas de estas sensaciones e impulsos sean desagradables no significa que sean "malas".

Por ejemplo, si creciste en una familia cuyos miembros no expresaban abiertamente el amor y el afecto, puede que encuentres molestos los sentimientos de amor. Pero ... ¿significa esto que son "malos"? ¿Y no te parece interesante que mucha gente considere el miedo como una emoción "mala" y, sin embargo, pague un buen dinero para ver una película de terror o leer un libro de suspense, precisamente para experimentar ese mismo sentimiento? Por consiguiente, ninguna emoción es "mala" en sí misma. "Malo" es sólo un pensamiento: un juicio emitido por nuestro yo pensante. Pero si nos fusionamos con él, si nos creemos al pie de la letra que el sentimiento en cuestión es "malo", como es natural lucharemos contra él con mucho mayor empeño. (Y ya sabemos a dónde nos conduce esto: [más angustia, más ansiedad, etc.])

Cualquier estrategia de de-fusión puede ayudarte a abordar pensamientos inútiles acerca de tus emociones. Por ejemplo,supón que tu mente dice: «No puedo soportar este sentimiento». En tal caso, podrías reconocer: «Estoy teniendo el pensamiento de que no puedo soportar este sentimiento». [Ojo, al reconocer que 'tienes un pensamiento' pones la distancia necesaria que te permite elegir otra acción, no necesariamente la que 'dicta tal pensamiento'.]

Una estrategia para lidiar específicamente con los juicios es ponerles la etiqueta de juicios. Imagínate que tu mente dice: «Esta ansiedad es terrible». Entonces, podrías reconocer: «Estoy formulando el juicio "Esta ansiedad es terrible"». O supón que tu mente dice: «Este sentimiento de culpa es espantoso». Tú podrías reconocer: «Estoy formulando el juicio "Este sentimiento de culpa es espantoso"».

El hecho de utilizar esta frase te hace mucho más consciente del proceso de juzgar. Entonces, puedes decidir hasta qué punto te crees estos juicios. Como alternativa, cada vez que te des cuenta de que has formulado un juicio, puedes decirte en silencio a ti mismo: «Estoy juzgando...», y dejarlo estar ahí.

Fíjate en que he dicho que el objetivo es dejar que los juicios se queden ahí, no que haya que cesar de juzgar. Tu yo pensante es un experto en emitir juicios y nunca dejará de hacerlo durante mucho tiempo. Pero puedes aprender a permitir cada vez más que los juicios permanezcan ahí, simplemente de-fusionándote de ellos, como en los ejemplos que acabo de mencionar.

Pero, ¿qué sucede si la emoción es realmente horrible? En tal caso, volvemos a la actitud pragmática: ¿se trata de un pensamiento útil? Si te fusionas con el pensamiento «¡Es horrible!», ¿te ayudará eso a enfrentarte a tus emociones o sólo hará que te sientas peor?

################
Un pequeño extracto del libro:
"La trampa de la felicidad", Autor: Russ Harris, Planeta, 2017
http://www.casadellibro.com/libro-la-trampa-de-la-felicidad/9788408165941/4763235

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deshabilitado los comentarios. Contacto y comentarios en las redes sociales.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.