Popular Posts

jueves, 26 de enero de 2017

Honestidad y felicidad

* * * *
Uno no puede buscar ni guiarse por la verdad en general, porque ésta no existe, tan sólo existen verdades concretas, muy ceñidas a criterios específicos y empíricos demostrables.

Prefiero tener como guía la honestidad: saber de los valores que considero apropiados para un orden social y personal y actuar con integridad para que gobiernen mi comportamiento.

Hoy día, muchos personas piensan que la libertad es hacer lo que a uno le dé la gana, sin ceñirse a ningún criterio salvo el propio de cada momento, en la creencia que ello les dará la felicidad.

Pero en realidad, en un plano social, eso no hace otra cosa que abrir la puerta hacia interminables batallas sociales, hacia una ley de la jungla, donde cada uno luchará por prevalecer sobre el otro y hacer valer aquello que le da la gana, sin importar qué medios elija para conseguirlo.

Además, es la llave de la infelicidad, porque al imperar únicamente el capricho o criterio interesado del momento, la persona se verá impulsada en una interminable sucesión de deseos que le esclavizarán a su inmediata satisfacción transitoria.

Con esta voluble actitud, cualquier obstáculo en la vida le supondrá una frustración, ora depresiva ora opresiva, dependiendo de su estado de ánimo, y que le impedirá darle un sentido a su vida más allá del mero capricho o del imperativo interés del momento.

La libertad no existe en sí misma, sino que necesita de un orden social donde se reconocen sus posibilidades. Y la felicidad no es la mera sensación de un sentimiento, sino la consecución satisfactoria de propósitos, aceptando las adversidades que cualquiera puede encontrarse en el camino de la vida.

#############
por Pedro Donaire

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deshabilitado los comentarios. Contacto y comentarios en las redes sociales.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.