Popular Posts

sábado, 28 de enero de 2017

Globalización y la asimetría del mundo

* * * *
La idea que subyace al concepto de globalización es la supuesta igualdad de un solo gobierno planetario, una idea de simpleza infantil, a la vez que peligrosa distopía orwelliana. Ni el mundo está configurado para ello ni los ciudadanos están realmente dispuestos para la globalización.

Si los conservadores y liberales (derecha en general) fuesen más razonables, y no actuasen sólo en función de unos principios usados como dogmas, entenderían que la globalización económica supone un privilegio de libre circulación para las empresas y el capital que no tienen los ciudadanos. Que tal privilegio les permite aprovecharse de la asimetría política, económica y cultural de otros países para rentabilizar sus ganancias en el suyo.

Si los socialistas y comunistas (izquierda en general) fuesen más razonables, y no actuasen sólo en función de unos principios usados como dogmas, entenderían que la globalización de personas, emigración y refugiados en masa, supone la ruina de los paises receptores si se dejara pasar a la inmensa población del tercer mundo, y al no tener en cuenta la asimetría de su cultura y sus correspondientes visiones políticas provocarían conflictos religioso-culturales no compatibles, además del riesgo de que al llegar su población a una mayoría ostensible podrían cambiar el propio sistema democrático por otros de índole autocrático y/o teocrático.

La clave está en la asimetría del mundo. Existen unas asimetrías económicas, políticas y/o culturales, que manifiestan diferencias hoy por hoy insalvables. La asimetría mundial, como todo en esta vida, tiene dos caras, una negativa, la que sentimos por constatar el sufrimiento humano en otros sitios del mundo, y la positiva, la que salvaguarda la independencia de cada nación y su libertad para regirse como mejor entienda o vea posible.

Los ciudadanos deben aprender a ser conscientes políticamente en sus propios países, saber qué regímenes y qué medidas políticas son las más adecuadas para la prosperidad y que funcionan realmente, y actuar para llevarlas a la práctica. Se puede ver que, igual en España que en muchos otros países, llevan décadas aplicando regímenes o medidas políticas que reiteradamente conducen a una manifiesta corrupción y a la pobreza; sin embargo, la mayoría de sus ciudadanos continúan apoyando y/o votando las mismas políticas una y otra vez, para después quejarse que la culpa de su pobreza proviene de agentes externos o circunstancias impredecibles.

################
por Pedro Donaire
Imagen globalización

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deshabilitado los comentarios. Contacto y comentarios en las redes sociales.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.