Popular Posts

domingo, 15 de enero de 2017

Alan W. Watts, citas

* * * *
Sobre el concepto de riqueza:
«La razón por la que tenemos pobreza es que no tenemos imaginación. Hay un gran número de personas acumulando lo que creen que es una gran riqueza, pero tan sólo es dinero ...»

Alienación:
«Los mitos subyacentes a nuestra cultura y a nuestro sentido común no nos han enseñado a sentirnos auténticos con el universo, sino sólo a ser partes de él, sólo confrontándolo, como si fuéramos extraterrestres.»

Alan Wilson Watts (1915–1973)
Respecto de esa 'maravilla' llamada experiencia humana:
La mayoría de los problemas filosóficos pueden resolverse liberándose de ellos, la cuestión llega al punto en que uno se ve ante preguntas tales como "¿Por qué de este universo?" que son una especie de neurosis intelectual, un mal uso de palabras que formuladas como pregunta suena a sensato, pero, en realidad, no tienen sentido. Es como preguntar "¿Dónde está este universo?", cuando las únicas cosas que existen en cualquier lugar deben estar en algún lugar dentro del universo. La tarea de la filosofía sería curar a la gente de tales tonterías ... Sin embargo, la 'maravilla' no es una enfermedad. La maravilla y su expresión en la poesía y en las artes son algunas de las cosas más importantes que parecen distinguir a los hombres de otros animales, y a las personas inteligentes y sensibles de los imbéciles.

Sobre la aceptación de la emocionalidad:
El mecanismo de retroalimentación autoconsciente de la corteza cerebral nos permite la alucinación de que somos dos almas en un solo cuerpo: un alma racional y un alma animal, un jinete y un caballo; un buen tipo con los mejores instintos y sentimientos más finos, y un pícaro de lujuria rapaz y pasiones indisciplinadas. De ahí la asombrosa hipocresía de la culpa y la penitencia y la espantosa crueldad del castigo, la guerra, incluso del auto-tormento, en nombre de tomar el lado bueno del alma contra el malo. Cuanto más se aparta de sí misma el alma buena, tanto más revela su inseparable parte sombría, y cuanto más rechaza su parte sombría, tanto más se convierte en ella.
Y así, durante miles de años, la historia humana ha sido un conflicto magníficamente inútil, un panorama maravillosamente escalonado de triunfos y tragedias basado en el firme tabú contra la aceptación de que lo negro supone lo blanco, y viceversa.

Acerca de liberarse del ego:
«Una experiencia de este tipo no puede ser forzada ni hecha pasar por ningún acto de una "voluntad" ficticia. No trate de liberarse de la sensación del ego. Tómelo mientras dure, igual que una característica o juego de un proceso global, como una nube o una ola, o como sentirse caliente o frío, o cualquier otra cosa que suceda por sí misma. ¡Liberarse del ego es el último recurso de un egoísmo invencible! Simplemente confirma y refuerza la realidad del sentimiento. Pero cuando este sentimiento de separación es abordado y aceptado como cualquier otra sensación, termina por evaporarse como el espejismo que es, deja de influenciarte o condicionarte.
Esta es la razón por la que no estoy demasiado entusiasmado con los diversos "ejercicios espirituales" de la meditación o el yoga que algunos consideran esenciales para la liberación del ego. Porque cuando se practican para "obtener" algún tipo de iluminación espiritual o despertar, lo que hacen es fortalecer la falacia de que el ego puede tirarse lejos a voluntad arrancado de sus propios anclajes.»


«Tratar de definirse a sí mismo es como tratar de morder tus propios dientes.»

Sobre el oficio de escritor:
«¿Algún consejo? No tengo consejo. Deje de aspirar y empiece a escribir. Si estás escribiendo, eres escritor. Escribe como si fueras un maldito preso condenado a muerte. Escribe como si estuvieras agarrado al borde de un acantilado, con los nudillos blancos por sostenerte, practicamente en tu último aliento, y sólo tienes una última cosa que decir ..., como si fueras un pájaro volando sobre nosotros que puede verlo todo, y por favor, por el amor de Dios, díganos algo que nos salve de nosotros mismos. Respira hondo y cuéntanos tu secreto más profundo y oscuro, así que podamos limpiar nuestra frente y saber que no estamos solos. Escribe como si tuvieras un mensaje del rey ... O no lo hagas. Quién sabe, tal vez eres uno de esos afortunados que no tienen porqué hacerlo.»

Sobre el tiempo y el contacto con la realidad:
"Vivimos en una cultura completamente hipnotizada por la ilusión del tiempo, en la que el así llamado momento presente se siente como una línea de cabello infintesimal entre un pasado poderosamente causativo y un futuro sobrecogedoramente importante. No tenemos presente. Nuestra conciencia está casi totalmente preocupada por la memoria y la expectativa. Sin darnos cuenta de que nunca hubo, es, ni habrá otra experiencia que la experiencia presente. Por lo tanto, estamos fuera de contacto con la realidad. Confundimos el mundo que hablamos, describimos y medimos con el mundo que realmente es. Estamos enfermos, fascinados por las herramientas útiles de los nombres y los números, símbolos, signos, concepciones e ideas.»

«Mañana y los planes para el mañana no pueden tener ningún significado a menos que estén en pleno contacto con la realidad del presente, ya que es en el presente y sólo en el presente donde tú vives. No hay otra realidad que la realidad presente, de modo que, aunque uno viviera eternamente, vivir en función del futuro sería perder el punto infinita y lastimosamente.»

El juego sociedad-individuo:
«Rara vez nos damos cuenta, por ejemplo, de que nuestros pensamientos y emociones más personales no son realmente nuestros. Pensamos en términos de lenguajes e imágenes que no inventamos sino que nos fueron dados por nuestra sociedad. Copiamos las reacciones emocionales de nuestros padres, aprendiendo de ellos que el excremento tiene un olor repugnante y que el vómito se supone que es una sensación desagradable. El temor a la muerte también se aprende de sus ansiedades sobre la enfermedad y de sus actitudes hacia los funerales y los muertos. Nuestro entorno social tiene este poder sólo porque, obviamente, nosotros no existimos aparte de la sociedad. La sociedad conforma nuestra mente y cuerpo extendidos. Sin embargo, la misma sociedad de la cual el individuo es inseparable, está usando toda su irresistible fuerza para persuadir al individuo de que está realmente separado. La sociedad que ahora conocemos establece con nosotros un juego de reglas contradictorias.»

El choque de dominios entre ciencia y religión:
«El choque entre la religión y la ciencia no ha demostrado que una sea falsa y la otra verdadera. Lo que ha demostrado es que todos los sistemas de definición son relativos a diversos propósitos y que ninguno de ellos "capta" realmente la realidad.»

Sobre las decisiones voluntarias:

«Sentimos que nuestras acciones son voluntarias cuando siguen una decisión y las sentimos involuntarias cuando suceden sin decisión. Pero si una decisión en sí fuese voluntaria, cada decisión tendría que ser precedida por la decisión de decidir, y así, en una regresión infinita que afortunadamente no ocurre. Curiosamente, si tuviéramos que decidir decidir, no seríamos libres para decidir.»


#################
― Referencias de libros de Alan W. Watts, 'The Way of Zen', 'The Wisdom of Insecurity: A Message for an Age of Anxiety', 'The Book on the Taboo Against Knowing Who You Are'
― Imagen: Alan Wilson Watts (1915–1973) fue un filósofo británico, escritor y popularizador de las filosofías orientales en occidente (budismo Zen, taoísmo, cristianismo, hinduismo, etc.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deshabilitado los comentarios. Contacto y comentarios en las redes sociales.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.