Popular Posts

domingo, 20 de agosto de 2017

El sistema necesita adaptarse a los nuevos tiempos

* * * *
En otros tiempos, ante las situaciones de injusticia y miseria, la sociedad hacía uso de unos poderosos resortes ideológicos, comúnmente llevados a cabo por los agentes religiosos, que ayudaban a encauzar la frustración e impotencia de grupos e individuos evitando así el estallido social. Hoy día, esos resortes religiosos están obsoletos, únicamente llegan a una parte cada vez menor de la población.

En la actualidad, está claro que la política social y económica es la que debe sustituir dichos resortes procurando encauzar, reparar los daños y subsanar injusticias. Pero si tales políticas no consiguen conectar con los ciudadanos ni resolver de forma fehaciente sus problemas, el desempleo persiste, la precariedad laboral también, aparece el populismo y la sociedad se fragmenta, el ambiente se va enrareciendo cada vez más, lo que explica el alto nivel de conflictividad y cuestionamiento del sistema que incide desde todos los ángulos, socio-cultural y político-económico.

martes, 15 de agosto de 2017

Literatura y realidad

* * * *
Jesús G. Maestro
No podemos explicar las ideas a través de la literatura,
Sino que es necesario explicar la literatura a través de las ideas, de ideas preexistentes a la literatura.

Porque insisto, lo he dicho muchas veces, la literatura no enseña nada a nadie.

La literatura exige de conocimientos, exige de saberes previos.

Para llegar a la literatura es necesario llegar proveídos de un equipaje de conocimientos que nos permita interpretar la literatura contemporánea como es debido.

No podemos interpretar la realidad a través de la literatura, hay que interpretar la literatura a través de la realidad,

Porque la realidad no está hecha de palabras.


#################
Autor: Jesús G. Maestro
Ref. Fragmento extraido del vídeo: «Lorca "Grito hacia Roma". La izquierda indefinida en la literatura programática o imperativa.»

.

lunes, 14 de agosto de 2017

Cortoplacismo

* * * *
Uno de los mayores errores que suele cometer prácticamente la totalidad de la clase política de este país, es el denominado cortoplacismo. (Ese solo mirar a las siguientes elecciones y no a los intereses generales de los ciudadanos. Y orientar su modus operandi en base a tal condición transitoria.)

Dicho error deja entrever el lado humano más oscuro, el ansia de poder, la ambición desmedida y, por ende, la estafa a los ciudadanos y la traición más infame de los principios representacionales del constitucionalismo democrático.

El problema de este miserable comportamiento no es nuevo, sino que se ha ido gestando a lo largo del tiempo. Tampoco es complicado, sino clamorosamente evidente. Se trata, como no, de los incentivos. Claro. No podía ser de otra manera.